La Responsabilidad Social Empresarial en la industria de Juegos de Suerte y Azar, una mirada diferente

 

Favorecer activa y generosamente a la comunidad va más allá de crear una fundación social y/o dirigir aportes económicos a causas específicas. Diferentes prácticas como el desarrollo sostenible, el negocio inclusivo, los Derechos Humanos y el aporte al medio ambiente; conllevan también a satisfacer las necesidades de los ‘stakeholders’ internos y externos permitiendo crear organizaciones integrales que permanezcan en el tiempo.

La industria de juegos de suerte y azar, al unirse y comprometerse con el desarrollo sostenible, está siendo coeficiente, es decir, integrando en las empresas, de alguna manera, las tres dimensiones de acción fundamentales: comunidad, medio ambiente y economía. Precisamente es a partir de la responsabilidad social empresarial que éstas se logran balancear, partiendo del centro de negocio o de la organización hacia contextos más amplios.

 

También le puede interesar: III Cumbre Iberoamericana del Juego

 

Ser socialmente responsables a nivel empresarial contribuye fuertemente a mejorar la competitividad de los negocios. Los beneficios que se presentan a corto plazo permitirán disminuir costos que marquen diferencias sustanciales entre marcas y compañías. A mediano plazo genera en las organizaciones consistencia con los valores de los inversionistas y clientes, además de establecer convergencia hacia reglas de juego de mercados internacionales. Finalmente, el logro a largo plazo se traduce en el mejoramiento de plataformas de competitividad.

Con esto, la industria obtiene rentabilidad sin dejar de ser competitiva; implementa estrategias, genera valores e incorpora totalmente al país; conservando el medio ambiente, mejorando la calidad de vida de las comunidades y reduciendo costos.

LIBARDO VALBUENA MENESES
Director General
Revista Apuesta Colombia.
Sociedad Editorial Valbuena S.A.S.